Otoño

jueves, septiembre 26, 2019


En mi ciudad ya ha llegado el Otoño y aunque las tiendas ya ponen en sus escaparates las decoraciones siniestras de Halloween y Starbucks ya vende el Pumpkin Spice Latte, el clima no se presta para sacar los outfits dignos de la época. 

Habían anunciado en las noticias que se acercaba un frente frío pero no tuvimos mucha suerte y creo que los meteorólogos son dignos de aparecer en Mean Girls. Como sea, hay un dicho muy bonito que dice que mientras el outfit se vea bien, el calor es mental. A menos que vivas en mi querido Culiacán y la sensación térmica no baje de los 35°.  Por eso, como había mencionado en mi post previo, en cuanto sentimos la primera brisa fresca ya sacamos nuestras chamarras de temporada. 

Pues bien, ha habido un par de días frescos y lluviosos y es en estos días donde habría que aprovechar para lucir las piezas típicas de la temporada, sin embargo, como usar una chamarra aquí muy probablemente te mataría de deshidratación, lo ideal es ir jugando poco a poco con algunas piezas claves para ir creando looks de transición (AJÁ, SÍ: TRANSICIÓN EN PLENO OTOÑO. XOXO, CLN) para ir acostumbrándonos. 

Un look de transición consiste en usar algunos elementos típicos de la temporada por terminar, pero añadiéndole como piezas clave prendas de la temporada venidera. Usualmente los colores predominantes en otoño//invierno son tonalidades muy cálidas y neutras y abundan los súeters, las sudaderas y gabarnidas. Para el look de la foto decidí que el 'statement' fuera un súeter un poco liviano y no tan grueso con tonalidades vibrantes y lo estilicé con jeans deslavados y unos zapatos también muy vibrantes y de onda urbana, eso, junto con los accesorios (algunas pulseras de tela) también bastante coloridos, le dan el brush del verano, sin mencionar las gafas de sol con detalle de madera que indican que el sol todavía está en lo alto durante gran parte del día.

En mi ciudad, no es un atuendo con el que saldría en un día otoñal típico, y en eso se basa la transición, pero sí uno que usaría en una tarde gris y lluviosa; como suele ser aquí esta estación. (Aunque últimamente parece que no será así este año). De cualquier forma, yo amo usar abrigos así que mi mantra siempre es: el calor es mental. 

Espero que el clima baje aunque sea un poquito para ver como todos van adaptándose y claro, detonar nuevas ideas e inspiración. No hay que adaptarnos a las tendencias, sino al contrario. Por el momento ya estoy viendo algunas opciones para mi closet este otoño y, sobre todo, ansiando un día fresco para poder ir a tomarme uno de esos cafés de calabaza. 

¡Hasta la próxima!

You Might Also Like

0 comentarios

TRANSLATE

NEWSLETTER

ARCHIVO